martes, 22 de agosto de 2017

Pinta tu panza, la tendencia creativa de las mujeres embarazadas



¿Se imaginan tener atesorado un cuadro o una vasija de adorno, artísticamente diseñados, de lo que fue su panza de embarazada?


Bueno pues esto se le ocurrió a la artista Macarena de la Parra, que ideó para la mujer embarazada la propuesta artística “Pinta tu panza” un molde de yeso de su propia panza durante el embarazo, pintado con diseños a elección y que luego se puede colgar en un atril, como un cuadro o incluso, utilizarla como vasija.


Las vasijas son el producto estrella de la "colección", pues es darle otro uso más práctico a la experiencia, ya que se pueden utilizar de muchas formas: desde acolcharlo para sentar al bebé adentro, para guardar algunos artículos o incluso como frutero.





Macarena de la Parra comenzó con este proyecto hace 4 años y medio y de a poco ha ido tomando forma y creciendo, como un hijo más: “Es impresionante para las embarazadas ver su panza plasmada en yeso. Se emocionan por este recuerdo tangible que se crea con el molde”, explica Macarena.


Cada molde de panza está hecho con vendas de yeso. Y antes del yeso lleva una capa de vaselina líquida para proteger al bebé. Hacer el molde no demora más de 30 minutos y luego se elige el diseño en conjunto.






EMPRENDIMIENTO CON SENTIDO SOCIAL

Cuando este proyecto comenzó a tomar forma, se llevó a cabo un desafío importante: realizar moldes de panzas en la cárcel de mujeres durante seis meses, como una forma de llevar una actividad especial a aquellas que viven ese período privadas de libertad. Darles la oportunidad de tener su molde, elegir un diseño y luego tenerlo pintado y guardarlo para siempre.


“Íbamos una vez a la semana con Isabel Correa, que es fotógrafa, para trabajar juntas. Al principio las reclusas estaban un poco ariscas con nosotras. Pero con el tiempo tomaron confianza y se entregaron. Dejaron que yo les hiciera las panzas de yeso y que Isa tomara fotografías del proceso. Al final hicimos grandes amigas”, cuenta Macarena.




Para pintar tu panza, debes contactar a Macarena (www.pintatupanza.com) y pedir una hora para realizar el trabajo, idealmente con una semana de anticipación.

El proceso demora aproximadamente 3 semanas.


Puedes seguir el maravilloso trabajo que realiza Macarena en Facebook e Instagram.



lunes, 31 de julio de 2017

Mamis conetadas, el proyecto que conecta la maternidad con oportunidades de empleo y reinvención



Hace poco me llegó una información sobre un nuevo proyecto para madres emprendedoras

Se trata de Mamis Conectadas una iniciativa que ofrece cursos prácticos y accesibles sobre Social Media Manager, estudiando dos o tres horas semanales durante seis semanas.


"Asistiendo a clases presenciales en horarios compatibles, mamás, abuelas y dueñas de casa pueden transformarse en sus propias jefas, aprendiendo con expertos en el tema digital, que entregan los contenidos necesarios para que puedan administrar las redes sociales de sus futuros clientes, o de ellas mismas en caso de que tengan un emprendimiento y no puedan pagar un servicio profesional externo", explican desde el proyecto.



¿Cuándo se dictan los cursos?



Todos los meses se inician nuevas capacitaciones. El valor es de $200.000 (pesos chilenos) por persona.

Los cursos son presenciales, en la comuna de Las Condes. Y también están disponibles para ser contratados en grupo, en caso de que las municipalidades o juntas de vecinos las soliciten.



¿Por qué nace esta iniciativa?


Mamis Conectadas nació pensando en las mamás, dueñas de casa y mujeres en general, que quieren
trabajar desde sus hogares, para cuidar a sus hijos o nietos.

El curso las convierte en Social Media Manager y a las alumnas destacadas se las contacta con empresas, para que puedan empezar a generar ingresos y reinventarse profesionalmente en esta nueva etapa de la maternidad o la crianza.



Más info

Si te interesa y quieres saber más de esta iniciativa te invito a que sigas este proyecto en facebook como @mamisconectadas

O puedes visitar el sito web www.mamisconectadas.com



domingo, 9 de julio de 2017

Las 10 tácticas probadas para mantener la calma y atender una rabieta



Las rabietas son esos episodios inexplicables de llanto, gritos y enfados que suceden de vez en cuando, por distintos motivos, que tienen que ver con una etapa del desarrollo natural de los niños entre los 2 y 3 años. Pero esto no es una regla, hay niños que comienzan antes y otros que terminan después.

Este es un post que le debía a este blog, la segunda parte de "Cómo ser una mamá calmada" paso 1.

Si no los has leído, te recomiendo ir a este y luego volver por esta segunda parte.

Ahora a lo que vamos.

Lorenzo ya ha cumplido 3 años. La primera parte la escribí cuando él tenía 2. Pero las rabietas se suceden entre los 2 y 3 años, así que si tienes una personita de esa edad en tu casa, te vienen bien ambos post.

Entonces, luego de probar con el desafío no gritar, que cuento en el primer post que comenté más arriba, he ido probando otras cosas que me ayuden a cumplirlo. Porque nadie dijo que fuera fácil.

Estas son las 10 cosas probadas con éxito que tienes que intentar para mantener la calma, y atender una rabieta, sin gritos ni violencia.

Claro que estos tips están más enfocadas en nosotras las madres. Porque ya sabemos que hay miles de ideas de cómo gestionar las rabietas de los niños, como anticiparse, controlar los básicos hambre, sueño, atención de calidad, etc.

Ahora bien, ¿quién nos ayuda a gestionar nuestras propias rabietas? Así que yo las he ido apuntando y recolectando, para poder compartirlas aquí, que seguro te vienen bien.


1. Respirar

He leído en muchos lados que aconsejan, "mantener la calma y respirar" pero sinceramente nunca me había servido este consejo porque entre los nervios y el cansancio, una ni sabe en qué momento es que debe hacerlo, cómo hacerlo y demás. Pero luego recibí este consejo en forma de tip: "haz 2 respiraciones profundas antes de reaccionar".

La verdad que este simple consejo me sirvió para ese preciso momento en que sientes que te estás acalorando, que te empieza a temblar la pera, justo antes de gritar. Entonces, en vez de vociferar, lanzar aire sin palabras. Respiración profunda 2 a 3 veces y si es posible, frente al niño. Para que él vea y aprenda también. Lorenzo cuando me veía respirar, él sólo se calmaba. O cuando le sucedía a él, me decía espera que respire así me calmo. :D


2. Hablar Lento y pausado

Ok, supongamos que el punto 1 no resultó (es el primer intento) entonces vamos sumando tácticas al asunto. Lo segundo que hago luego de las respiraciones es hablarle lento y pausado, como en una película de cine lánguido.
Así el niño se contagia de mi energía calma y entiende que no me estoy enfadando, y además, presta mayor atención a tus palabras que cuando le gritas o le hablas duro y rápido.


3.Mirarlo fijamente a los ojos

Junto al punto 2, agrego esta táctica que es ponerme a su altura y mirarlo fijamente a los ojos. Intento que él me tome como ejemplo a seguir para gestionar su enojo. Y que sienta que le estoy dando importancia total a él y a sus circunstancias, que tengo atención plena. Al mirarle, por otra parte, aumenta mi conciencia de que estoy hablando con un niñito, que apenas está creciendo, y aumenta por lo tanto mi empatía. Es cuando me doy cuenta, al mirarle que él es más vulnerable que yo, y que mi obligación es protegerle, entenderle y cuidarle.


4. Hacerle preguntas y afirmaciones positivas

Cuando toca hablarle, le hago preguntas y afirmaciones positivas. Por ejemplo, entiendo que estés enfadado, te sientes así porque no puedes armar el tren tú solo? Necesitas ayuda y quieres que mamá te acompañe?


Yo no soy psicóloga ni médica, pero si miras este video del pediatra Carlos Gónzalez, verás que estamos alineados.






5. Tocarle y abrazarle

Si es posible, intentar tocarle y abrazarle. Porque ambos mantendremos la calma. Abrazar tranquiliza por igual al que abraza y al que recibe el abrazo. Deberíamos aplicar esta táctica no sólo con los niños, sino con todas las personas. Necesitamos más abrazos para estar más calmados y ser más felices.

6. Cantar y/o Bailar

Una de las tácticas que mejor me ha funcionado para mantener la calma y gestionar un enojo o pataleta de mi hijo es cantar y bailar. No tiene que ser una canción concreta. A mí me resulta súper bien cantar todo lo que voy haciendo o lo que vamos a hacer, mientras bailo como una payasa. Me ayuda a relajar mi cuerpo tenso, y a crear algunas risas, las de Lorenzo que me mira como "mamá está loca" y las mías. Como los musicales del cine. Hablar cantando.

A veces uso la melodía de alguna canción que él conoce, de sus favoritas. Ahí él es cuando conecta, olvida lo que estaba haciendo e intenta cantar la versión "correcta". O sigue inventando conmigo la canción, al mismo tiempo que bailamos.


7. Poner música tranquila

Si lo tuyo no es cantar, poner un disco o la radio suele ser otra táctica que tranquiliza. Cuando estamos en casa, a veces le digo ¿quieres poner música por favor? Justo la otra noche estábamos en el auto, y nos quedamos a esperar que el padre bajara a comprar unas cosas a la farmacia. Lorenzo empezó a enfadarse porque lógicamente quería ir, pero estaba muy muy frío. Así que como no tenía mucho que hacer, encendí la radio, y justo coincidió que estaban tocando música estilo "angelus". Ja, era la radio maría! No sé qué fue, pero la cosa es que se calmó, quedó mirando por la ventana tan santito. Y yo feliz y calmada junto a él. :D


8. Silencio Hospital

A veces si lo he intentado todo, y me siento aún nerviosa como para gestionar una pataleta, sobre todo en público, intento utilizar la técnica número 8. Poner la mente en blanco y no decir ni mu. Es decir, lo miro, estoy pendiente de él, para que no se haga daño o haga daño, lo tengo en mi círculo de control, pero con alguna parte de mi cerebro me voy a un lugar lejano, a un espacio en blanco, como si estuviera meditando o estuviera en clase de yoga. Esto es como la técnica premium, pero no la uso de primera, sino que va escalando según vaya escalando mi incapacidad para controlarme antes.


Aquí te dejo un video de un cuento infantil de educación emocional de Edúkame para que veas algunos ejemplos.





9. Cambiar la posta

Si estás acompañada, delega. Si ya lo has probado todo y no puedes mantener la calma, deja que otra persona se ocupe, antes de que tengas que gritar y pasarla mal.

No todos los días nos levantamos igual, ni estamos igual, así que no pasa nada que dejes que otro lo haga. Las madres solemos ser muy omnipresentes, en todo momento queremos tener el control, pero a veces no es así, no somos súper mujeres, somos personas como cualquier otra. Y hacemos lo mejor que podemos.


10. Huir

Como última escapatoria al conflicto, ya saben, mejor huir. Si no tienes a nadie que te ayude, pues apártate, déjalo solo un momento para que se calmen, para que tú también te calmes. Avisarle algo así como "mamá necesita calmarse, necesita estar sola un momento, voy al baño y cuando salga te abrazo". Y en ese espacio a solas, empieza de nuevo por el punto 1, 2, 3....respira, respira, respira.



Por último, como bonus, te comparto una frase que siempre me digo a mí misma en momentos de frustración o enfados: "no me quedaré pequeño por siempre, mamá"