jueves, 1 de agosto de 2013

El pequeño saltamontes de 20 centímetros y 500 gramos


Un pequeño saltamontes en desarrollo dentro de la panza de su madre, que se mueve todo el día y noche, boxea y patea a su progenitora, y hasta se tira de cabeza de un lado a otro, no es más que un niño que está contento -ha dicho mi ginecóloga- no en esos términos, claro, pero en mi cabeza me iba imaginando al personajillo disfrutar de lo lindo allí dentro.

Ya nos veremos cuando salgas, dile - ha dicho su futuro padre buscando ser mi cómplice.

Y esto no es nada, ya verás cuando crezca y te empiece a molestar las costillas - ha replicado la médica.

Total, que esto de empezar a moverse a partir del quinto mes, como bola sin manija, de un lado para el otro, es de lo más normal del mundo y no hay de qué preocuparse.

Y mi médica ha sido concluyente: Un niño que se mueve mucho, es un niño feliz.

Así me gusta, campeón.