viernes, 18 de septiembre de 2015

Que me devuelvan mi vida anterior!






Hoy me levanté sin ganas de ser mamá, con ganas de ser la de antes, que disponía de su tiempo para administrarlo como mejor le parecía; la que comía si quería o dormía hasta cualquier hora, o mejor aún, dormía toda la noche del tirón.


Hoy me levanté sin ganas de ir al parque, sin ganas de recoger juguetes todo el día, sin ganas de estar a sus órdenes, (porque así me siento, como una esclava moderna ja!), porque todo lo que hago durante el día es por y para ella, mi vida quedo relegada al 2º, 3º, o 4º plano.



Hoy me levanté sin ganas de evitar rabietas, ni distraerla para que se deje lavar el pelo o darle mil explicaciones porque se levantó de la siesta y su papi no estaba en casa y ella no paraba de llamarle a grito pelado.

Me gustaría que las cosas sean más fáciles, pero sé que es una edad complicada, en la cual está afianzando su carácter y que todo pasará. Sé que estos años son pocos comparados con lo que le falta por vivir y se pasan rápido, por lo que debo disfrutar hasta el último minuto de estos sus primeros años de vida.

Lo sé, cuando pienso fríamente lo sé, pero..

*Resulta que no somos seres racionales las 24 horas del día, 
*Resulta que soy una persona como cualquier otra, que siente, y que a veces tiene ganas de desaparecer, de irse o de volver a su vida anterior en este caso. 

*Y estoy absolutamente convencida que muchas sentirán esto pero pocas lo dirán, porque “queda mal”.

Sé que muchas dirán la típica frase “pero se compensa con todo lo que nos dan”. Ý, acaso eso te hace sentir menos cansada .. NO, en mi caso no. 
Debemos ser capaces de hablar con los demás de lo que sentimos, especialmente con nuestros/as hijos/as. 
No somos perfectas, ser madres no nos convierte en súper héroes que podemos con todo, siempre con una sonrisa en la boca y la casa ordenada.  
Para mí eso es mentira, una gran mentira. Yo no puedo con todo, ni quiero, necesito de mi gente para poder avanzar, para criar a Oli como deseamos. 




Así que amigas y amigos les invito a que salga por esa boquita lo que sienten, que puedan ser capaces de hablar abiertamente de sus emociones con sus hijos/hijas y con su compañero/ra por supuesto. 
No vamos a ser ni mejores ni peores madres, pero sí más humanas. Y además estaremos enseñando a nuestros peques que en casa hay libertad para expresar lo que sentimos.

Y por último, no hagan caso a todas esas frases hechas, esos “memes” que se publican en las redes sociales porque generalmente no responden a la realidad y seguramente están escritos por personas que no son madres y sólo quieren ganar me gustas en shares en facebook ;). 

Lo único que hacen es fomentar ese papel de “super mama” y dejar al papá como un mero espectador. 

Sí, hoy me levanté con ganas de no ser mamá, pero todos los días, a cada minuto, sigo teniendo ganas de ser la mamá de ella.



by Maitena



Fuente y más fotos aquí