sábado, 19 de diciembre de 2015

Cómo inculcar la educación musical en nuestros hijos





La infancia es el periodo de desarrollo de las aptitudes musicales. Es en este período en que los niños se encuentran vulnerables a las influencias positivas o negativas a través de la educación y el ambiente.

Aunque existen varios estudios que indican una relación de causalidad entre la formación musical y la capacidad de razonamiento en los niños pequeños, ésta aún no está incluida en todo su potencial en los currículum escolares de la primera infancia, y tampoco es una práctica que suelen hacer muchos padres de manera regular y constante.

Los años desde el nacimiento hasta los seis años son fundamentales para aprender a descifrar las imágenes sonoras de la música y el desarrollo de las representaciones mentales que ésta provee.

Tocar un instrumento ayuda a adquirir habilidades como el discernimiento de emociones a partir de la voz y la capacidad de combinar múltiples tareas. 

Pero ¿cómo empezar a inculcar en nuestros hijos el gusto por la música y la curiosidad por tocar un instrumento?


Una estimulación positiva es, por ejemplo, la experimentación y el aprendizaje artístico musical a través del juego.

  • Una idea que aprendí de la enseñanza Waldorf es cómo utilizan la música para la actividades cotidianas, y que he aplicado en el día a día con Lorenzo. Consiste en hacer las actividades rutinarias, como preparar la cena, bañarse o cambiarse, al ritmo de una canción, puede ser alusiva o inventada. De esa manera, ellos pueden fijar a través de las imágenes y la música los hábitos, las habilidades y las experiencias de una manera positiva y entretenida.

  • Otra idea maravillosa la extraje del libro de Julia Cameron, "El camino del Artista para Padres", que me regaló mi madre hace poco y que iré compartiendo poco a poco sus enseñanzas por este blog. En realidad es una adaptación mía entre el libro y la metodología Waldorf. Consiste en aplicar unos de las 3 herramientas creativas básicas que propone el libro, los momentos culminantes del día, cantando. Qué es esto? En otro post, hablaré más detalladamente de esta herramienta, por ahora, la sugerencia es recordar los momentos culminantes del día, cantando, musicalizando el relato, justo antes de dormir.
 
  • Para cada momento, es ideal que ellos tengan a disposición distintas elementos y materiales sonoros, como maderas, plásticos y metales no pesados que les permitan seguir el ritmo, como maracas, tambores, vasos, recipientes con arena o frijoles, etc.

  •  Finalmente, buscar cualquier oportunidad donde ellos puedan hacer, apreciar o compartir música. A mí me gusta llevarlo de paseo por la ciudad, y que observe a los músicos callejeros que suelen estar en la boca del metro, o a intervenciones artísticas-sonoras que suelen estar en mini-espectáculos, teatros o museos

Estas son algunas ideas que me han resultado estupendamente, y quería compartirlo aquí, un poco para recordar y sistematizar mis propias herramientas y otro poco para saber cómo les resulta al resto.

 

Cuénten por aquí cómo les va, y si quieres saber más sobre El camino del Artista para Padres, lo pueden comprar aquí, en formato ebook, y/o seguir semanalmente mis experimentos con el libro que compartiré en este blog.

¡Que tengan un fin de semana muy creativo!